Individuos individuales

Porque en la palabra “ser” encontramos al Verbo y en el Verbo encontramos la esencia del “Ser”.


Estamos aquí ingiriendo, tragando, bebiendo para preservar nuestra existencia pero ya no quedan muchos porqués para existir.

Sentada, sola, como siempre sola, en su restaurante preferido; observa.

No es un restaurante; es, mejor dicho, un patio de comidas, donde se encuentran todo tipo de “individuos” recalco, no se encuentran “seres” del verbo “ser”, se encuentran “individuos”.

Porque en la palabra “ser” encontramos al Verbo y en el Verbo encontramos la esencia del “Ser”.

Pero, por estos tiempos que corren, ya solo encontramos individuos: individuos individualistas, individuos vacíos, individuos inertes, individuos sin esencia.

Individuos individuales, pero individuales no por particularidades, talentos o trabajos excepcionales. Individuales en plan egoístas.

Son todos, en masa, individuales: Individuales vacíos, individuales competitivos, individuos creyéndose talentosos y superiores al del al lado: mejor cuerpo, mejor comida, mejor trabajo, mejor familia, mejor peinado. Individuales, porque producen para sus necesidades individuales , no tienen carencias, pues todo lo tienen y si no lo tienen , lo compran.

Compartir es una cualidad “utópica” en ocasiones se nos hace creer que que en el pasado se compartía, pero dudo que haya sido una cualidad general. Siempre hemos tenido hambre, miseria, enfermedades, guerras, envidias, tristezas, intrigas, competencia, etc.

Ahora no compartimos ni siquiera una sonrisa, un buenos días, un asiento, una botella de agua: nada.

Somos individuos individuales.

Está, —como he dicho—, en un patio de comida con comida de todo tipo para todos los gustos para saciar la individualidad del individuo.

Que importa si viene en familia, entre amigos, con pareja o solo. La oferta cubre la demanda, hay de todo para todos.

Quizás haya demasiado y, cuando hay tanto no hay esencia: No hay “Ser”.

Por T. Luna©